Saltar al contenido
Área Fertilidad

¿Cómo afecta el coronavirus al embarazo?

Embarazo y coronavirus

El coronavirus aumenta el riesgo de complicaciones en el embarazo

Los resultados del proyecto INTERCOVID, coordinado por la Universidad de Oxford y publicado en JAMA Pediatrics, demuestran que las mujeres con COVID-19 tienen un 50% más de probabilidades de presentar complicaciones durante el embarazo.

En este estudio han participado 2.130 gestantes de 18 países con diferente nivel económico. Los investigadores sugieren que las embarazadas con coronavirus tendrían mayor posibilidad de sufrir parto prematuro, preeclampsia (hipertensión gestacional) o ingreso en UCI en comparación con mujeres no embarazadas.

Durante la gestación el cuerpo de la mujer experimenta cambios como:

  • Reducción del espacio de los pulmones, ante el mayor tamaño del útero, que dificulta la respiración
  • Tensión del sistema cardiovascular debido al mayor aporte de oxígeno y sangre que requiere el feto
  • Mayor tendencia de coagulación de la sangre como prevención ante una posible hemorragia durante el parto

Al ser la COVID-19 un síndrome respiratorio y poder provocar problemas cardiovasculares (inflamación de vasos sanguíneos, fallos en corazón, pulmones etc.) y un aumento de la coagulación de la sangre, las embarazadas serían más frágiles ante formas graves de la enfermedad.

Por otro lado, el embarazo aumentaría las posibilidades de contraer el coronavirus. Ello se debería, según Science, a que el sistema inmunitario durante la gestación se debilita para no generar ninguna respuesta inmunitaria que pueda perjudicar al feto.

¿Puede transmitirse el coronavirus al feto?

Según la Sociedad Española de Neonatología el 0,9% de recién nacidos de mujeres que contrajeron el COVID-19 durante el embarazo se ha infectado con el coronavirus. La mayoría han sido asintomáticos.

En casos esporádicos se ha producido transmisión vertical. Este punto ha sido confirmado por un estudio publicado en The Journal of Clinical Investigation, según el cual durante el embarazo la placenta actúa como una barrera protectora contra el COVID-19.

¿Puede transmitirse el coronavirus al recién nacido? ¿Hay que separar al bebe de la madre afectada por COVID-19?

El bebé recién nacido puede contagiarse a través de su madre o de sus cuidadores. Según el estudio de JAMA Pediatrics, el parto por cesárea se asocia con un mayor riesgo de positividad en la prueba neonatal.

En algunos países, se aísla al bebé durante unas horas como medida de precaución para evitar el contacto con la madre infectada y realizarle el test. La OMS, en cualquier caso, recomienda mantener juntos a la madre y al bebé por las ventajas que suponen el vínculo y la lactancia materna.

Tras el nacimiento son medidas imprescindibles lavarse las manos frecuentemente, usar mascarilla, desinfectar superficies que se hayan tocado y evitar las visitas al recién nacido.

Coronavirus y lactancia ¿La leche materna transmite la COVID-19?

Para la OMS prevalece el beneficio de la lactancia debido a las bajas tasas de transmisión de virus respiratorios a través de la leche materna y la protección que ésta supone contra muchas enfermedades.  Asímismo, los científicos de la Universidad de Oxford, no han detectado una mayor riesgo de infección en los neonatos como consecuencia de la lactancia materna.

Algunos expertos consideran que la leche materna puede actuar como vacuna para el bebé en los casos en que las madres hayan superado el virus antes del parto.

Es importante que las mujeres con COVID-19 que quieran amamantar tomen precauciones como lavarse las manos a menudo, usar máscarilla y desinfectar las superficies que se hayan podido tocar.

Visitas al hospital durante el embarazo ¿hay riesgo ante el coronavirus?

Las visitas a los hospitales durante el embarazo se han reducido limitándose a las pruebas imprescindibles y aconsejándose a la embarazada que acuda sola.

Se busca reducir el tiempo de exploración sin comprometer la calidad de la prueba y exponer al mínimo de personas posibles.

En todos los casos en los que ha sido viable se han sustituido las visitas presenciales por controles telemáticos.

Crisis del coronavirus ¿Qué urgencias pueden presentarse durante el embarazo?

La embarazada debe contactar urgentemente con los servicios médicos en caso de sangrado vaginal, dolor abdominal, pérdida de líquido o ausencia de movimiento fetal.

También deberá hacerlo en caso de fiebre o dificultad para respirar.

Si la madre está infectada ¿El parto es vaginal o por cesárea?

Se producen partos vaginales sin complicaciones en pacientes afectadas asíntomáticas o con sintomatología leve.

Sin embargo el número de cesáreas ha aumentado realizándose cuando la situación de la gestante o la monitorización fetal así lo recomiendan. Se trata de casos normalmente ligados a madres con mayor afectación.

Es importante tener presente que a nivel médico se valora cada caso de forma individualizada sopesando ventajas e inconvenientes de las diferentes opciones.

¿Es seguro el parto en el hospital durante la crisis del coronavirus?

Durante la crisis sanitaria, los hospitales han convertido las salas de parto en zonas aisladas y tras el nacimiento el tiempo de estancia de la madre y del bebe se ha reducido drásticamente siendo la duración variable según el criterio médico y hospitalario.

Respecto a la posibilidad de estar acompañada durante el parto, y siguiendo las recomendaciones de la OMS, la futura madre debe poder estar en compañía de una persona de su elección.  

Se ha detectado un interés creciente por el parto en casa. Sin embargo sobre este punto es importante recordar que debe tratarse de partos de bajo riesgo y consensuados con el equipo médico.

¿Cómo deben actuar ante el coronavirus las profesionales sanitarias embarazadas?

Para evitar riesgos, las profesionales sanitarias embarazadas deben limitar la exposición a pacientes infectados por coronavirus, hacerlo siguiendo los protocolos de protección establecidos e idealmente suspender su actividad laboral.

Embarazo en casa: recomendaciones

Habitualmente se recomienda a las embarazadas evitarse el sedentarismo y realizar paseos diarios.

En la actual situación excepcional en la que muchas embarazadas se encuentran en sus casas no permanecer más de una hora sentada favorece la circulación sanguínea. Idealmente se sugiere levantarse cada media hora para estirar las piernas y moverse.

Éstas son algunas de las recomendaciones:

  • Levantarse a beber agua o una infusión. Además de movimiento proporciona hidratación muy necesaria en esta etapa. La mayor hidratación obliga a ir al baño con mayor frecuencia.
  • Seguir una dieta rica en proteínas y baja en carbohidratos y grasas para controlar el sobrepeso y reducir el riesgo de trombosis.

Y además:

  • Mirar por la ventana, respirar buscando la relajación.
  • Practicar estiramientos y ioga para embarazadas.
  • Realizar marcha atlética estática, mientras se mira la televisión.

La información de esta entrada ha sido obtenida de los siguientes estudios y artículos:

Esta publicación complementa pero no sustituye la consulta médica personalizada

Configurar cookies